“...La restauración constituye el momento metodológico del reconocimiento de la obra de arte, en su consistencia física y en su doble polaridad estética e histórica, para asegurar su  transmisión al futuro...” Cesare Brandi “Teoría de la Restauración” 1977

“... Una exigencia fundamental de la restauración es respetar y salvaguardar la autenticidad  de los elementos constructivos...Toda intervención en una obra tiene que llevarse a cabo de manera y con las técnicas y materiales, que aseguren que en el futuro no harán imposible otra  eventual intervención de restauración..”  Carta del Restauro 1972

“...Son preferibles las técnicas y materiales tradicionales por la conservación de elementos  arquitectónicos...” Carta del ICOMOS, Burra 1979

“..La continuidad de los sistemas tradicionales de construcción...son esenciales para la restauración del patrimonio arquitectónico...” Carta del Patrimonio Tradicional, México 1999

“…. El uso de las técnicas tradicionales se tiene que considerar aplicable no solamente a las simples mejoras de las condiciones estáticas, sino también a muchos casos de "patología ordinaria“.  De todos modos, declararse favorable a la recuperación de las técnicas tradicionales no es  suficiente, porque es necesario saberlas realizar. El uso exagerado de las técnicas innovadoras en la construcción moderna en general, y también en el campo de la restauración, ha originado un abandono del saber hacer tradicional, no solamente considerado obsoleto, sino incorrecto o, sin más, erróneo. De todos modos, en los casos de "patologías ordinarias" es siempre preferible adoptar técnicas y materiales tradicionales, que son más homogéneos con las obras que se tienen que salvaguardar...” Carta del Restauro , 1987

La cal aérea en pasta es un material de construcción natural de gran durabilidad y con alta capacidad de transpiración, gracias a su calidad de piedra. Su antiguo y continuado uso a lo largo de la historia demuestra su calidad constructiva, por lo cual su aplicación en la conservación-restauración actual se tiene que basar en el conocimiento científico del material.

Por este motivo, es necesario saber escoger la cal más adecuada en qué momento y de qué manera aplicarla, única para cada intervención de conservación o restauración, donde las actuaciones no pueden ni tienen que ser irreversibles. 

Aún así la complejidad de funciones que puede abarcar este material, requiere que su conocimiento científico se traduzca en una correcta aplicación in situ y de manera habitual. Bien podría ser, que aquello que levantaron los antepasados con esfuerzo y materiales naturales, mueras por un exceso de afecto al utilizar indiscriminadamente resinas, materiales hidráulicos y sintéticos.